Personitas leyendo mí cabeza

sábado, 14 de junio de 2014

Pero falta algo.

Un día me desperté echándola de menos. Esa es la sensación más degradante que puedas imaginar. Cuando sientes que te falta alguien. Miras a tu alrededor sin comprender, con gesto vacilante extiendes la mano y buscas un vaso de agua o un libro… En tu vida todo está en su sitio, los objetos, las personas, las citas de la jornada: tu relación con el mundo no parece diferente. Pero te falta algo.
La mujer justa
Sándor Márai

No hay comentarios:

Publicar un comentario