Personitas leyendo mí cabeza

viernes, 17 de octubre de 2014

Tristeza.

-¿Ya murió? ¿Y de qué?
-No supe de qué. Tal vez de tristeza. Suspiraba mucho.
-Eso es malo. Cada suspiro es como un sorbo de vida del que uno se deshace. 

 Juan Rulfo, Pedro Páramo


No hay comentarios:

Publicar un comentario