Personitas leyendo mí cabeza

martes, 17 de septiembre de 2019

Ala.

Atreveos a descifrar mi humor de hoy con las últimas publicaciones.


Pista: Ni yo sé.


Podéis responderme ahí o poner cualquier cosa, aprovechad que es anónimo. 
(Respondo en la app) 

.


Mi princesa Disney.

Mi princesa Disney
tiene el pelo corto,
un libro entre las manos,
duerme con mi camiseta
y folla con la luz encendida.

Un día un pajarito me contó
que le pegó dos tiros 
al último príncipe 
que intentó rescatarla del castillo.

Ahora mírala,

se levanta sin ropa interior
con mi camiseta XXL
que le cubre hasta las rodillas,
se sienta encima de mis piernas
y me dice:
Cariño, ¿qué cuento vamos a quemar hoy?

-Carlos Kaballero

El amor.

El amor que yo conozco
es algo parecido a que todas las mujeres que lleguen
después de ti,
sepan tu nombre.

O yo qué sé. 

- Miguel Gane.

.


Kilométrico

El amor no es kilométrico aunque nosotros nos quisiéramos a distancia.

Miguel Gane.

Sonríe así,
como si tu boca fuera sólo tuya.
Besa así, 
como si tus labios costaran millones.

Que nadie te pida explicaciones
si la cerveza no está fría. 
La niña que salta de lunar en lunar
no quiere ser princesa
sino poeta. 

Eres de piedra 
porque nadie es capaz de hacerte polvo. (...)

No llores por nadie
y sedúcelos a todos,
tus versos pueden con cualquier mirada,
los mordiscos son tu arma preferida.

Ojalá

Qué ganas de ser un gato gordito y no tener responsabilidades

Con cariño.

“Tranquila, nada aquí es para ti, pero cuando menos lo pienses, quizá cuando ni te acuerdes, cuando ya ni duela, cuando no lo veas venir, todas mis letras llevarán tu nombre y sabrás lo qué es que un escritor te vuelva inmortal. Él solo fue aficionado, Yo soy de alma rota, verás como la poesía puede ser la mejor lección en una derrota.”
— Con cariño, saludos. 
Brenda Ramírez.

.


Todxs

Todxs necesitamos
mensajitos bonitos
de vez en cuando

Decisiones

“A veces pienso que la felicidad es una decisión propia que no quiero elegir.”

.


lunes, 2 de septiembre de 2019

Jotadé

No soy tu juguete
Creo que no me conoces de todo como para poner en duda lo que siento y mirarme por encima del hombro.
Creo también que nadie es mejor que nadie y que aunque estás en todo tu derecho de querer jugar…no va a ser conmigo. 
Porque no soy tu juguete ni jamás lo seré, así que a mí los ‘te quieros’ a la cara al igual que los “para un rato”. Sé sincero, no te avergüences de querer probar otros cuerpos y después querer volver al que te da cobijo. 
No lo hagas, pero dímelo sin tapujos y ya veré yo si acepto las reglas de esta partida.
He lanzado los dados al aire y me dicen que no vuelva a confiar, que me daré la hostia, que lo único que te importa son las trampas y un tablero lleno de fichas que meter.
No seré tu marioneta a la que acudir cuando te apetezca. Estaría dispuesta a hacer lo mismo con la diferencia de que yo he empezado a sentir por ti y tú no, es entonces cuando empiezas a jugar con ventaja.
Si estuviéramos en la misma etapa de nuestra vida nos reencontraríamos como si no pasase nada y de nuevo desapareceríamos para aparecer en otros brazos. 
Como si nada. Pero el problema es que tú no eres valiente y yo me he empezado a imaginar futuros contigo que nunca van a cumplirse.
No voy a ser tu juguete ni tu cuarto plato que devorar cuando solo quedan las sobras. Que estás en tu derecho de ir de flor en flor…pero yo no seré una de ellas porque me conozco y solo acabaría sufriendo.
No soy tu juguete y dime las cosas de frente, tus intenciones, que no me entere por la espalda y en bocas de otros. 
Ten valor, que no pasa nada, que tu elijes tu camino y entonces me tocará elegir el mío que será marcharme.
Que no es malo jugar…el problema es jugar con alguien que va a salir perdiendo.

jueves, 22 de agosto de 2019

Te escribo.

Tú lees porque piensas que te escribo.

Eso es algo entendible.

Yo escribo porque pienso que me lees.

Y eso es algo terrible.

- E.

Te voy a hablar de muchas cosas. 
Te voy a hablar de príncipes rojos y de reinas sin trono. 
Te voy a hablar de las grietas que ya no se pueden llenar.
Te voy a hablar de los rotos que nadie ha sabido coser. 
Te voy a hablar de las sonrisas sin dientes (y sin ganas).
Te voy a hablar de dormir 16 horas seguidas.
Te voy a hablar de los motivos del insomnio. 
Te voy a hablar de lo que puede ocultar un reloj de muñeca.
Te voy a hablar de lo dura que es la porcelana y de lo fácil que se rompe. 
Te voy a hablar de que el alcohol es veneno. 
Te voy a hablar de que hay cosas dentro de mí que deben morir.
Te voy a hablar de los 80 kg de vacío sobre mis tobillos.
Te voy a hablar de que a veces pesa más una mano cuando no tienes a otra a la que agarrar.
Te voy a hablar de lo que busco al otro lado de la cama a las 5 de la mañana.
Te voy a hablar de los 32 besos que pueden caber en una espalda.
Te voy a hablar de las 784 fotos a las que llamo recuerdos.
Te voy a hablar de cómo te puedes enamorar de un anti-héroe. 
Te voy a hablar del día 22 y del parque. 
Te voy a hablar del apego que le puedes coger a un post-it. 
Te voy a hablar de las 174’7 razones que tengo para hablar.
Te voy a hablar de muchas cosas. 
Pero 
nunca te voy a hablar de lo que duele 
porque ni siquiera sabría por dónde empezar. 

Asustadizos

Tan dañados estamos que nos dicen te quiero y nos asusta.

.


Esa niña

Todo va cambiando.
Ya no eres esa niña 
que se caía
y lloraba por el más pequeño raspón
ahora, andas con el corazón roto
y finges que nada te duele
que nada pasa
aunque te ahogues de dolor
porque sabes que ya nadie te abrazará
cuando quieras llorar.
Ya no eres esa niña
que en su mente solo pensaba en jugar
ahora solo te la pasas pensando
en como sentirte
menos mierda
contigo misma.
Ya no eres esa niña
que mostraba con orgullo
sus cicatrices en sus rodillas
por andar montando bici
ahora tus heridas
son internas
y no sabes cómo dejar de sangrar.
Ya no eres esa niña
que quería que nunca acabara el día
y andaba repartiendo amor 
por toda la casa
ahora sólo quieres estar en tu cama
odiándote un poquito más cada noche
y preguntándose a ella misma:
¿a dónde se fue esa niña?

Ojitos tristes

Ojitos tristes a mitad del salón,

¿Quién les hizo daño?

¿Quién los rompió tanto que han llorado a mitad de la canción?

Alguna vez

Alguna vez sentí que me quiso, pero hoy no es alguna vez.
Brenda Ramírez

domingo, 18 de agosto de 2019

Solo un poquito

No me hubiera molestado que me presumieras un poquito.

.


Bala de 8MM

He agotado todas las agujas que tenía para coserme los recuerdos y no hay manera de sacar esta bala que disparaste al besarme.
Estoy abierta de piernas pero cerrada de corazón porque aun dueles, porque me niego a que alguien me susurre en carne viva y al final acabe sangrando como hice contigo.

- Indirectas.

Nos dijeron que valía 6000 euros. Que la semana siguiente podría hacerse, que era todo muy sencillo, muy fácil, que estaba a nuestro alcance.
Nos pidieron 6000 euros. Y no teníamos 6000 euros. Tocó esperar que fuera nuestro turno. Ya sabéis, hospitales públicos. Y pasó una semana, y pasó otra semana. Y al final se hizo muy tarde.
Al final todo acabó muy rápido.
Recuerdo que cuando mi madre murió yo acababa de empezar a trabajar, (han pasado casi dos años). Y ahora tengo ese dinero y no puedo evitar pensar que ojalá lo hubiera tenido hace cuatro años, cuando nos dijeron que no nos preocupáramos, que todo era muy sencillo,

que solo valía 6000 euros.

miércoles, 24 de julio de 2019

Roy Galán

Haz que no parezca amor.
Que es lo que se lleva ahora.
Duelen tantas tripas en nombre de la libertad.
Tú dices libre y yo digo cobarde.

Cobarde todo aquel que no es capaz de comprometerse con el instante.
Cobarde todo aquel que no esté presente cuando el otro está desnudo y vulnerable.
Cobarde todo aquel que puso un límite desde el principio.

"Yo es que no quiero nada serio".

Como si no fuera lo suficientemente serio estar dentro físicamente de otro ser humano.

"Yo es que no creo en las etiquetas".

Como si ponerle nombre a las cosas fuera algo malo.

"Yo es que busco pasar el rato".

Como si la vida fuera para siempre.

Hay algo tan neurótico en nuestra manera actual de relacionarnos.
Tan irrespetuoso con la vida.
Tan impaciente.

Y queremos más: más picante, más gorda, más grandes, más altos, más guapas, más fuertes, más delgadas.

Nos aburrimos porque no nos soportamos a nosotros mismos.
Porque no queremos que nadie nos conozca.
Porque es más sencillo empezar de nuevo cada dos años vendiendo nuestra mejor cara.
Porque es mucho más sencillo follar que limpiar lo follado.

Porque tenemos miedo a que en el fondo seamos un auténtico fraude.

A que cuando el otro arañe un poco vea que no hay nada.
Nada serio.

Y aquí seguimos rascando, cambiando cromos repetidos, poniéndonos ropa interior cara para que otros se limpien los pies al entrar.
Haciendo del amor una servidumbre de paso.

¿No sientes a veces que tú vales más que todo eso que haces?

Que tú eres un jodido milagro.
Con tus ojos que todavía pueden ver.
Con tu pies moviéndose para llevarte al lugar que quieras.
Con tu boca capaz de dar las gracias.
Con tu piel ocupando una plaza en el mundo.

¿No sientes a veces que tú te mereces más que lo poco que te hacen?
Dos besos mal pegados.
Tres minutos entre las piernas.
Cinco embestidas.
Y un WhatsApp: 
"No me agobies".

Lo más triste es que esta sociedad nuestra ha conseguido invertir los papeles.

Ahora si dices que sientes algo, estás loco.
Es muy pronto.
Muy arriesgado.
Poco inteligente.
Dime tú, cómo lo haces para no sentir algo cuando lo haces.

¿Cómo se finge la vida?
Cómo se hace para que nunca parezca amor.

Y que simplemente parezca un accidente.

.


Lo mejor

Me dijiste que sería lo mejor, ¿pero lo mejor para quién?
¿Lo mejor para mi insomnio, que vuelve a hacerme compañía cada noche? ¿Lo mejor para mis ojos que no dejan de llover por ti? 
¿Lo mejor para cada viaje que no puedo hacer porque todos los destinos a los que quería ir, eran de tu mano? 
Dime. ¿Lo mejor para quién?
Sigo en la grada observando cómo te conviertes en un desconocido. 
Imaginando cómo podría haber sido mi vida de haberla pasado contigo.
Sigo volviendo a todos aquellos momentos en los que me hiciste la persona más feliz del mundo y sigo escuchando cada canción que me dedicaste como si fuera la primera vez y no doliera.

Nunca quise que acabara, que ni siquiera te despidieras con un beso en la frente como de normal me dabas, 
nunca quise que otros labios se posaran sobre los tuyos,
porque los míos iban a llevarte al Valhalla que deseabas.

Me deseaste lo mejor, me dijiste que merecía algo más de lo que podías darme, 
buscaste excusas en heridas abiertas y lograste entrar de lleno y sin protección.

Cada día sigo repitiéndome que sé que no volverás, 
que cuando se quiere no se duda, y tú eras más preguntas que persona, 
pero he dejado la puerta entreabierta por si se te ocurre llamar.

Intento asumir que esto ha terminado, que no rozaré tu boca con mis dedos ninguna noche más, 
que cada día que me recuerdes yo ya no estaré, 
que volveré a ser esa chica que escribía en cada madrugada por tener el corazón hecho pedazos.

Sé que un día nos volveremos a encontrar,
y te repetiré que he echado de menos hasta lo que no me gustaba de ti,
y quizá no sintamos nada,
o quizá pasemos a serlo, por fin, todo.

jueves, 4 de julio de 2019

No quiero.

No quiero que te enamores de mí porque cambiarías todos mis planes y al final uno de los dos saldría perdiendo.

Que no sé si estamos destinados porque no creo en los ‘para siempre’ pero te aseguro que llegaría un momento en el que te acabaría faltando más de lo que buscas y no tendría cuerpo ni alma para darte.
No te enamores de mí porque estos ojos han visto demasiadas mentiras en forma de puñal besando otras bocas a escondidas. 

Porque me juraron tanto amor verdadero falso que a día de hoy sigo recuperándome de esta herida.

Y no puedo más o por lo menos no por ahora.
Tengo una coraza forjada a base de lágrimas de despedida que ningún ‘te quiero’ podrá atravesar.

Hasta las mariposas han dejado de anidar en mi estómago porque no quiero que te enamores de mí. 

Porque si lo hicieras me ablandaría un poco más, me daría cuenta de que existe gente valiente dispuesta a luchar, que alguien puede saber quererme por más de una noche y un día.

Si lo hicieras, que algo me dice que lo acabaras haciendo, no habría vuelta atrás y empezaríamos a crear una historia con punto y final. 

Y por eso no quiero, porque ya he sufrido bastante con amores de papel que me veo sin fuerzas pero no ganas como para volverme a aventurar.

Lo siento, pero no quiero que te enamores de mí aunque me muera porque lo hagas. 

No tengas en cuenta a esta tonta que ya no creen en el amor ni en las perdices pero chico, asegúrate de que no enloqueces por mis ojos.

Porque cuando me de cuenta de que hay más sentimientos que carne me acabaré marchando sin saber si volveré.

lunes, 17 de junio de 2019

.


Tenía ganas.

Tenías ganas 
de follar 
pero también 
de que te quisieran bonito 
y eso era algo 
que no muchos entendían.
— Manuel Ignacio. 

No sé.

Aún no sé afrontar las cosas cuando alguien importante ya no está conmigo

.


Chica hubiera.

Es una chica hubiera:
la hubiera amado mejor,
la hubiera besado bonito,
la hubiera defendido contra mí,
la hubiera detenido cuando en su mirada me gritaba no me quiero ir,
la hubiera abrazado como se abrazan algunas estaciones:
con tiempo y alejando el frío.

Es la chica por la que te pones triste
al recordarla y darte cuenta de que no hiciste
absolutamente nada para detenerla,
para tratarla mejor,
para presentarla a tus padres;
cuando ella hizo hasta lo imposible amándote,
porque chicos como tú son difíciles de querer
e inevitables de doler.

Es la chica del por qué:
¿por qué no le dije eso, aquello y esto?
¿por qué no estuve ahí en sus noches imposibles?
¿por qué la acompañé en todos sus domingos?

Lo más increíble de todo es que ella te perdona
por no haber estado ahí, 
por no haberle dicho aquello,
por no haberla sacado a bailar,
por no haberla tomado de la cintura 
y susurrarle su poema favorito al oído,
por no haberla invitado a más noches de estrellas fugaces,
por no ser tu única excepción.

Peor.

Nada peor que darte cuenta que no eres prioridad de la persona que es tu prioridad.

.


Cupón.

✁- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -

Cupón válido para invitarme a salir

ver tu serie favorita

ir por una pizza

o irnos pa’ un hotel.

✁- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -

Monstruo.

Supo que ya no era una niña cuando el monstruo que vivía bajo su cama quiso dormir con ella.

Yo, con 21 años, sigo durmiendo abrazada a mi peluche.


Quiero.

“Quiero un beso tuyo aunque sepa a distancia.”
— Fernando Bermúdez

"Tuya"

Entonces caes en cuenta que esa persona que durante tanto tiempo fue “tuya” pasará a ser de alguien más, sus abrazos, sus besos, sus caricias ya no serán para ti. Piensas que no le diste todo lo que podrías haberle dado, que pudiste sacarle aún más sonrisas, que pudiste haber corregido tantos errores o simplemente no haberlos cometido. Y si, llegará el día en que le verás con alguien más y aun así sonreirás porque está feliz, aunque tú te estés rompiendo una vez más.